Logo Centro de Recordación de los Héroes Polacos
Centro de Recordación de los Héroes Polacos
Inicio
Historia de las Relaciones Judeo Polacas Misión
Búsquedas
Héroes Polacos
Artículos
Prensa
Newsletters
Actividades
Arte y Cultura
Polonia
Educación
Agenda
Enlaces
Forum

Actividades
Volver a Actividades 2006

La impactante muestra documental fotografica sobre el genocidio nazi se exhibio en Quilmes

Ante un auditorio colmado se llevó a cabo el 14 de septiembre de 2006 la inauguración de la muestra fotográfica documental sobre el genocidio nazi “Instantaneas de un Genocidio” en las instalaciones del Colegio de Abogados de Quilmes. Durante la apertura de la exposición se contó con las palabras del Embajador de Polonia, Stanislaw Paszczyk, del Embajador de Alemania Dr. Rolph Schumacher y del Obispo de Quilmes Monseñor Luis Stockler. Altas autoridades quilmeñas se hicieron presente durante el acto, entre ellas la Diputada Mirta Pérez (con link a la declaracion de interes ), el secretario general de la Municipalidad de Quilmes, Leandro Jarsun, el presidente del Concejo Deliberante de Quilmes, Dr. Fernando Rizzi, el Padre Marcelo Director de la Catedral de Quilmes y sobrevientes del holocausto entre otros.
El presidente del Colegio de Abogados, Dr Bienvenido Rodríguez Basalo, dio la bienvenida a los presentes dando por inaugurada la muestra la cual permaneció abierta al público con entrada libre y gratuita hasta el 5 de octubre. La exhibición, que contó para su organización con la colaboración de la Casa Argentina en Varsovia y del la Sociedad Israelita de Quilmes, tuvo una gran repercusión en la prensa escrita y radial de Quilmes.

Autoridades presentes

Discurso  pronunciado por el Obispo de Quilmes, Monseñor Luis Stokler, en la apertura de la exposición fotográfica en el Colegio de Abogados de Quilmes el 14-09-06

Cuando el Centro de Recordación de los Héroes Polacos, en la persona de su Fundador Dr. Marcos Resnizky, se acercó a mí, a causa de una homilía sobre “La sabiduría de Dios en la historia” que había leído en Internet, consentí enseguida con su propuesta de presentar en Quilmes una exposición sobre el Holocausto. Lo hice en primer lugar como Obispo de la Iglesia, que desde el Concilio Vaticano II abrió un nuevo capítulo en su relación con las otras religiones, y con los judíos en particular. En segundo lugar apoyé esta iniciativa por tener mi origen en Alemania y la necesidad de mantener despierta la memoria de los horrores que se han cometido en nombre de su pueblo, bajo  el silencio del terror primero y de la vergüenza después.

Como cristianos estamos concientes de que nuestras raíces están en el Pueblo de Dios de la Antigua Alianza, y que espiritualmente somos semitas. Fuimos, como dice el apóstol Pablo, injertados como ramas de un olivo silvestre en el tronco del olivo bueno, y nos alimentamos con su savia.

El régimen nazi con su ideología racista pretendía eliminar esta herencia de la cultura occidental y ocupar el lugar de Dios, engendrando la anticultura de la muerte. “La humanidad de hoy no debe olvidar Auschwitz y las demás ‘fábricas de la muerte’, dijo el Santo Padre Benedicto XVI después de su visita a Polonia. “Los hombres tienen que volver a reconocer que Dios es Padre de todos y que a todos nos llama para construir juntos un mundo de justicia, de verdad y de paz.

Las fotos de esta exposición no muestran los campos de concentración, sino los judíos del gueto, antes de ser llevados al exterminio. Las imágenes evocan en nosotros la palabra del profeta Isaías sobre el Siervo de Yahvé: “Ni siquiera abría su boca: como un cordero llevado al matadero, como una oveja muda ante el que la esquila, él no abría su boca” (Is 53, 7). Como cristianos vemos en estas imágenes la semejanza con Jesús, hijo del pueblo judío, Cordero de Dios que entregó su sangre hebrea por nosotros.

Nos horroriza la iniquidad de qué el hombre es capaz en un régimen totalitario. La pregunta, por qué alguien quería guardar estas imágenes siniestras no solamente en la retina, sino llevarlas a su casa, nos inquieta y nos cuestiona por nuestras propias actitudes. Esta exposición podría ser una clave para comprender mejor la experiencia del horror y del miedo que hemos tenido entre nosotros.

Pidamos a Dios que nos abra los ojos.  La verdad nos hace libres.

Luís Stöckler
Obispo de Quilmes

News del Centro Instantáneas de un genocidioBoletines Culturales de la Embajada de PoloniaNews del Centro

Po polsku English