Logo Centro de Recordación de los Héroes Polacos
Centro de Recordación de los Héroes Polacos
Inicio
Historia de las Relaciones Judeo Polacas Misión
Búsquedas
Héroes Polacos
Artículos
Prensa
Newsletters
Actividades
Arte y Cultura
Polonia
Educación
Agenda
Enlaces
Forum

Artículos

¿Cómo sería Bialystok si el Holocausto no hubiese sucedido?

*Por Tomasz Wisniewski

En 1937 los judíos constituían el 0.8 % de la población mundial, el 2% en Europa, y en Polonia casi el 10% de la población total: Antes de la Segunda Guerra Mundial.
Polonia tuvo la mayor concentración de judíos de Europa: el 21,9% de la población judía mundial. En Bialystok en 1937, los judíos alcanzaron el 45% de la población de la ciudad. En 1939, inmediatamente antes del comienzo del Holocausto, el 84% de la población judía mundial vivía en tierra polaca o descendía de judíos que habían vivido allí. Al estallar la Segunda Guerra Mundial, entre las ciudades por debajo de los 100.000 habitantes, Bilaystok tenía uno de los porcentajes más altos de población judía del mundo.

Hoy en la región de Bilaystok, donde una vez hubo 300.000 judíos, sólo quedan ahora unos pocos. Uno puede contar sombras judías; uno puede encontrar rastros de mezuzahs arrancadas (pequeñas cajas clavadas delante de la puerta que contenían un rollo de pergamino del rezo Shema).

¿Cómo se vería Bialystok si no hubiese existido el Holocausto?

Seguro la comunidad judía estaría más asimilada a la comunidad cristiana. Kowalska se casaría con Rozancwajg, y Rapport tomaría a Nowak como marido. En la calle Lipowa y en el mercado, probablemente tres cuartos de todos los negocios, de un lado o el otro, estarían en manos judías, o tal vez después de medio siglo las diferencias estarían tan obliteradas que necesitaríamos detectives para probarlo. El área más difícil para transitar sería Suraska: aquí alrededor de la sinagoga principal, entre la jungla de pequeñas calles, el conservador de monumentos nunca permitiría demoliciones a menos que el inversor se comprometiera él mismo a reconstruir en conformidad con los antiguos diseños. Me pregunto si los barrios jasídicos habrían sobrevivido; entonces podríamos reconocer a los judíos jasídicos con largas barbas, patillas enruladas, sombreros negros y capas con ojeras negras debido a los rezos nocturnos.

En el gobierno local los judíos tendrían su propia representación, tal como solían tener su propio vicepresidente antes de la Segunda Guerra Mundial (Dr. Aleksander Rajgrodzki). Tal vez un miembro de la fe mosaica actuaría como tesorero de la ciudad. En los bancos podría ser diferente, pero si aprendemos de la experiencia, pondríamos nuestros ahorros en manos judías. Los feriados se multiplicarían. Antes de ir a la procesión de la Pascua católica comeríamos matzot con gusto por el Pesach judío, luego seguirían los feriados occidentales-ortodoxos. Bialystok celebraría durante todo el año – tal como es en el paraíso.

Uno no podría imaginarse a Bilaystok sin su Teatro Judío; sus fans no tendrían que viajar a los teatros de Varsovia. Notaríamos una competencia creciente en el mercado de periódicos; al lado de los periódicos polacos, bielorrusos, ucranianos y egipcios, habría muchos títulos en idisch. En el estadio local podríamos mirar a los equipos “Jagiellonia” y “Makkabi” jugando partidos de futbol. Las vacaciones nacionales se celebrarían en sinagogas, iglesias ortodoxas y católicas, todos rezarían en armonía por el bienestar de la República.

Habría cosas buenas así como problemas y conflictos. Alguna gente hablaría mal de los judíos, otros se referirían a la tradición polaca de tolerancia. Algunos sacerdotes pronunciarían maldiciones desde sus púlpitos, otros tendrían cada noche una conversación con el rabino y con el cura ortodoxo. Y tomarían vino sagrado y kosher al mismo tiempo. Y tomarían juntos si no hubiese existido el Holocausto.

News del Centro Instantáneas de un genocidioBoletines Culturales de la Embajada de PoloniaNews del Centro

Po polsku English